LA PRIMERA REVISIÓN

 In Consejos, Noticias profesionales

La edad recomendada para la primera revisión con un médico oftalmólogo es a los 3 años.

El pediatra normalmente descarta las alteraciones oculares más severas, pero es necesario llevar a cabo una exploración especializada a fin de comprobar la salud visual en edad preescolar. No es necesario que el niño sepa leer, la exploración oftalmológica está adecuada para cada edad.

Hay defectos de refracción poco evidentes, como el astigmatismo, que pueden ser causa de ambliopía (“ojo vago”). También pequeñas desviaciones en la posición de los ojos (estrabismo) que no siempre son fáciles de detectar o hipermetropías parcialmente compensadas por mecanismos de acomodación que pasan inadvertidas, pero condicionan un mal funcionamiento de la visión.

A veces hay una ojo más cerrado que otro porque el párpado del ojo afectado está más caído. Se llama ptosis congénita y puede producir astigmatismo (el párpado cae sobre la córnea y la deforma y la hace más curva), lo que puede llevar a un ojo vago. Muchas veces la madre o el padre del niño tienen el mismo problema en el ojo. Solo si opera sí produce el ojo vago y afecta la visión del niño produciendo un astigmatismo que va aumentando.

Es muy importante detectar estas situaciones entre los 3 y los 4 años, ya que la vía visual alcanza la madurez entre los 7 y los 8 años. A partir de esa edad los tratamientos para recuperar un ojo vago ya no son eficaces, y esa disminución de la visión acompañará al niño durante toda su vida. Muchas actividades y profesiones exigen una visión normal en ambos ojos. Debemos ser conscientes de que un retraso en el diagnóstico y tratamiento del ojo vago condicionará la vida futura en muchos aspectos.

Un examen oftalmológico NUNCA ES COMPLETO SI NO SE LLEVA A CABO UNA REFRACCIÓN BAJO CICLOPLEJIA, es decir, medir la vista del niño bajo el efecto de unas gotas que relajan el músculo tan potente con el que el niño acomoda.

Un examen oftalmológico completo llevado a cabo por un médico especialista es la mejor garantía para la salud visual de nuestros niños.

Dejar un comentario